Published On: Lun, Mar 25th, 2019

ANACONDA Y LOS 100 DÍAS DE AMLO

AL TÉRMINO DE LOS PRIMEROS CIEN DÍAS DE AMLO, EN CABORCA SOLO PODEMOS RESALTAR EL ARTERO CRIMEN DE DOS CONOCIDOS JOVENES.

SOMOS UNA BURDA COPIA DE OTROS QUE YA FRACASARON EN PAISES DE AMERICA LATINA.

ANACONDA
POR:- JOSE RAMON GASTELUM ROCHA
H. CABORCA, SONORA.

El pasado diez de marzo, se cumplieron los primeros cien días de Andrés Manuel López Obrador como Presidente de nuestra república Mexicana, y mientras son peras o son manzanas, en Caborca lo único que podemos resaltar, es el artero crimen de dos conocidos jóvenes caborquenses, hecho que sacudió a la ya calmada sociedad que de plano no quería creer lo que había sucedido, pero era un hecho el asesinato de estos jóvenes padres de familia a temprana hora de la tarde noche en la gasolinera que está a la salida de la carretera a la costa agrícola de Caborca. Eso es lo que realmente se puede resaltar al término de los cien días de mi compadre Andrés Manuel en esta Perla del Desierto.
Este “cuento” de Los Primero Cien Días, como se le conoce a esta payasada, tiene un origen y una historia que contar, ya que fue un recurso al que acudió el presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt por allá en al año de 1933, cuando se miró en la penosa necesidad de pedir apoyo a su Congreso porque estaba atravesando el país una crisis económica espantosa, y buscó alguna forma de generar esos consensos que requería para que se pudiera dar esa fortaleza entre ambos poderes para de esa manera contrarrestar la grave crisis eco nómica que en verdad atravesaba el país, lo que finalmente lo llevó a obtener el resultado que buscaba para beneficio de los norteamericanos. Es decir no era una payasada protagónica, una salida a escena para cubrir lo que no has hecho porque no has podido o porque sencillamente no has querido y te la has pasado de escena en escena creyendo que todavía andas en campaña, buscando aplausos. No, no fue con esa intención en aquellos años, sino una necesidad verdadera. En fin, ahora es una buena fiesta para darle vida al que creíamos olvidado “besamanos”, pero que todo parece indicar que ya volvió a ser parte de la idiosincrasia de nuestra política mexicana, donde se informa de lo que se hizo y lo que está en planes, aun cuando la historia de esos famosos Primeros Cien Días nos dice que no fue un recurso para ello, pero al igual que muchas otras cosas en nuestro país, esto también se ha desviado y prostituido para llevarnos a donde nos quieren llevar, meternos en el “chuty” que nos quieren meter y la verdad es que se ha logrado hacerlo muy bien, ya que las encuestas así lo demuestran.
Debe de haber algo detrás de estos “chiqui-informes”, ya que no se necesita haber estudiado en Harvard para darse cuenta del objetivo de estas acciones de los famosos primeros cien días, que bien se pueden decodificar como esa perversa manipulación mediática para encaminarnos a lo que todos sabemos y no queremos aceptar, como lo es la cooptación electoral, así como a lograr tener muchos más clientes políticos para que cada día se sienta más seguro en su reelección mi compa Andrés Manuel, a la vez que de esa manera, es un hecho que se refuerzan los capitales políticos que ya tienen. Queda claro que cualquier niño de Kínder-Garden lo entiende, salvo que de plano se trate de alguien que no le interese en lo mínimo la política. Porque de plano, lejos de tenerse el verdadero deseo de informar a la comunidad el quehacer político, más bien parece el deseo de estar chingando nada más, ya que es tan corto el tiempo que podemos asegurar que lo que hay que informar, es prácticamente nada, por lo que, repito, no se requiere haber estudiado en las mejores Universidades del mundo para decodificar que el principal objetivo de los chiqui-informes es estar vigente entre la gente, que a cada momento el electorado tenga en su mente a AMLO y por ello el mega despliegue mediático.
Bueno, lo hecho, hecho está, y lo más triste es que no somos más que una burda copia de algunos gobernantes que han “brillado” en lo largo y ancho de la histórica América Latina y claro, en nuestro país que también es lo mismo, como Luis Echeverría, Lázaro Cárdenas, Perón y su querida Evita; Silva da Lula; Daniel Ortega en Nicaragua; Evo Morales; mis compas Castro Fidel y su hermano Raúl; Néstor Kirchner y Cristina Fernández; entre otros más que han servido de motivación o ejemplo a nuestro presidente López Obrador, ya que estos hoy ex presidentes algunos y otros aún siguen, coinciden en prácticas típicas de los gobiernos populistas ya sean de derecha o de izquierda, pero al fin populistas, como las de organizar esos actos masivos para estar permanentemente en contacto con sus bases, con su raza, con su gente, y a la vez, en la generalidad de hacerles llegar esos falsos mensajes señalando a inexistentes adversarios para poder, de esa manera, borrar un poco sus fallas, más que para informarle a su gente, ya que son estrategias de primaria y sobre todo muy antiguas, que ya pasaron a la historia con el viejo PRI, y ahora es increíble cómo nos las vienen queriendo imponer de nuevo, como si estuvieran descubriendo el hilo negro, de algo que ya habíamos dejado muy atrás, ya se encontraban salvaguardadas como viejas piezas de museo, pero en esas modas “retro” nos las quieren imponer de nuevo. Lástima que nos quieran ver así de pendejos a los mexicanos, y más lástima aún que nos quieran medir con la misma vara a todos. En fin, poco o nada hay por hacer, tan solo esperar a que Dios nos dé la oportunidad de ver como quedamos al final del sexenio, si es que quedamos. Nos vemos la próxima edición si Mi Poder Superior me lo permite.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.