Published On: Lun, Abr 30th, 2018

Utilización de robots de ordeño en sistemas pastoriles de producción lechera

Autor: Delaval

Los sistemas automáticos de ordeño (AMS) por sus siglas en inglés, o simplemente robots han estado presentes en la industria lechera ya por alrededor de dos décadas. En la actualidad más de 40,000 unidades ordeñan vacas y búfalas en distintos sistemas de producción lechera alrededor del mundo.

Los sistemas pastoriles de producción, por su naturaleza (tener las vacas a potrero cosechando su propio alimento), han sido, sin duda, los que mayores desafíos han presentado a la incorporación de estos sistemas robóticos.

Sin embargo, tan pronto se determinó en Oceania, que el hambre de la vaca dado por el manejo de la pradera y el otorgamiento de pasto era la premisa básica para que una vaca, en forma voluntaria, transitara hacia y desde los robots de ordeño, se comenzaron a definir las estrategias de manejo para lograr el resultado esperado.

La base del manejo es otorgar las cantidades adecuadas de pasto para sustentar una adecuada producción pero a su vez hacer que las vacas se movilicen y utilicen los robots en su paso en busca de nuevas pasturas.

Es importante entender que al pasar a ordeño robótico se ha decidido reducir en forma significativa el número de unidades de ordeño disponibles para su rebaño. Esto obliga a que el ordeño deba basarse en un patrón voluntario de tráfico de vacas, esto significa que las vacas gradualmente se presentan al ordeño y no en grupo como ocurre con el ordeño convencional.

Por lo tanto, para obtener un adecuado tráfico de vacas, se debe realizar un acucioso trabajo en cuanto al otorgamiento de pasto a estas. Es aquí donde el uso diario de herramientas como el plato medidor de disponibilidad de pastura es fundamental.

El correcto entendimiento de los periodos de déficit como de superávit de pasto deben ser manejados apropiadamente. Los niveles de residuos deben igualmente ser manejados en forma correcta para obtener los rebrotes de pasto esperados con un mínimo de pérdidas.

Otros aspectos que se deben tener en consideración, al considerar la oferta de pasto, son la carga animal y la dispersión de las pariciones por cuanto ambas afectaran los periodos de superávit y déficit de pasto.

El adecuando entendimiento por parte del productor de estos elementos, permitirá planificar los otorgamientos diarios de pastura a sus vacas con lo que se lograra un tráfico apropiado.

Siempre considerar:

Otorgar mucho pasto hará que las vacas no se muevan ya que estarán muy cómodas con suficiente alimento a disposición

Otorgar poco pasto tiene dos efectos negativos, primero la caída en producción y segundo, generara alto grado de congestión en los robots por cuanto un elevado número de vacas se presentara a la vez debido a la falta de alimento en el potrero.

Conclusión:

La disponibilidad de pasto, la carga animal y la etapa de la lactancia son elementos críticos para lograr un adecuado tráfico voluntario en un sistema de ordeño robótico en un sistema de pastoreo.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.