Published On: Lun, Abr 23rd, 2018

ANACONDA Y EL #DEBATE

ALGO SOBRE EL DEBATE DE LOS PRESIDENCIABLES

SE PUEDE ASEGURAR, QUERIDO ANACONDISTA, QUE FUE SUFICIENTE CONTEMPLAR UNOS MINUTOS AQUEL CONJUNTO DE CANDIDATOS DEBATIENDO, PARA CONVENCERSE DE QUE EL RESULTADO DE SUS DELIBERACIONES SERÍA SIMPLEMENTE NULO.

SERIO PROBLEMA EL SERVICIO DE TRANSPORTE URBANO EN SONORA Y CABORCA.

ANACONDA
POR.- JOSÉ RAMÓN GASTÉLUM ROCHA
H. CABORCA, SONORA.

Muchos de nuestros propósitos quizá no nos halaguen: dejar de fumar, hacer más ejercicio, bajar de peso, leer más o simplemente leer, pero hemos llegado a la conclusión de que nos convienen… Estamos frente a deseos socialmente impuestos, que nos llegan de afuera para adentro… Nuestro Médico, nuestra pareja, o algún amigo nos han dicho, deja de fumar. Es socialmente correcto, pero distorsiona el principio del deseo… Es decir, que no había el propósito, y mucho menos el deseo, de mirar y escuchar el hoy tristemente célebre DEBATE entre los candidatos a la Presidencia de mi querido México, pero no había más por hacer… Socialmente había que sumarse y nos dimos a esa penosa tarea.
Se puede asegurar, querido Anacondista que fue suficiente contemplar aquel conjunto de candidatos debatiendo para convencerme de que el resultado de sus deliberaciones sería simplemente nulo.
Al igual que en la mayoría de las mesas del café, solo se la pasaron disminuyéndose unos a otros, ¡Ah!, pero sin poder vivir los unos sin los otros.

La verdad es que “ya sabes quien”, a fuerza de querer ser bueno y encontrarle camino a todo, sembró a cada participación, aún entre sus admiradores o seguidores, muchas dudas acerca de su capacidad mental. Pues me queda claro que cualquiera que se comporte con la soberana seguridad de ser, acaba por convencerse y convencer a los demás que verdaderamente lo es, ya que está muy bien entrenado en las artes del disimulo, la manipulación y la artimaña, que son mucho más sutiles que la propia ingenuidad.
En general, como decimos por acá, “arriba de medio taste” no quedaba duda que aquel esperado DEBATE entre los presidenciables, no hacía justicia a la capacidad mental de los participantes, o que si lo hacía, la capacidad no resultaba, en punto a ideas políticas, digno de tomarse en cuenta.
Pudimos ver, querido Anacondista, en este “trascendental Debate”, que las ideas, creencias y sentimientos de los protagonistas, fueron como los del mundo del teatro, solo para brillar frente a un público, pues fue un hecho que carecían de toda raíz personal, de toda realidad interior con atributos propios. O sea, en el sentido de la palabra, unos farsantes. ¡Tan solo eso!. Aún más, excelentes candidatos producto de la política mexicana, para mejor decirlo, unos elegantes sinvergüenzas.
Pero en fin, todo eso pudiera calificarse, que aunque no fue ni muy abundante y mucho menos suculento, pero junto a la miseria diaria, ¡Un banquete!.
Humildemente creo que nuestros presidenciables son tan niños, tan infantiles en el fondo, que estoy seguro se fueron a sus casas a dormir encogidos, como en hicieron en la camita de su infancia, rodeados de juguetes, muñecos y chupándose el dedo.
Para cerrar con broche de oro, este humilde Anaconda está completamente seguro que la historia retrocederá espantada de ver que tendrá que consignar en sus páginas ese derroche de monstruosidad.
“Te vaciaste, pinche Anaconda. No cabe duda que los viajes ilustran y hasta convierten en literato al más pendejo de los aspirantes a periodista, como es tu caso, Anaconda mamucas… Así que ya olvídate de ese pinche debate que Yo creo nada más tu lo miraste y escuchaste, porque a más de cuatro nos pasó de noche, y mejor cuéntanos algo como el transporte público por ejemplo. De que hay de esto en Sonora y sobre todo aquí en Caborca que ya no se miran las famosas “Combis” por ningún lado. Que está pasando ahí?!”.
Como siempre, intolerante Anacondista, no te puedes someter a estas inofensivas líneas, insistes en exigir tu dosis de violencia, de reclamos, de molestar a alguien o algún gremio. Total que nunca se te da gusto, pero esta vez lo haremos introduciendo la nariz en el escabroso asunto del transporte público.
La única verdad y en resumidas cuentas es que los altos costos de insumos y gastos de operación han rebasado de manera escandalosa el ingreso de este servicio en todo Sonora y Caborca no podía ser la excepción, ya que también estamos dentro de la entidad.
Así es, mi querido Anacondista, ya se tornó insoportable e inaguantable la prestación del servicio de transporte urbano, pues, al menos en Caborca, el volumen de pasaje es insuficiente, incluso para recuperar el combustible que a diario se gasta en las catorce o quince horas que debería prestarse este importante servicio a la comunidad.
En la capital, la Gobernadora Claudia Pavlovich, se fajó los pantalones y sometió a los concesionarios del transporte de aquella ciudad a que en esta temporada de verano enciendan los aires acondicionados de sus unidades para elevar la calidad del servicio a los usuarios, y que se dejen de chingaderas, de andar pidiendo aumento a la tarifa de nueve pesos que cobran ahora a quince pesos que pretendían a partir del primero de mayo para poder equilibrar los costos que conlleva el encender los aparatos de aire acondicionado en los camiones urbanos de la capital, tal y como lo explicó el dirigente de Sictuhsa, mi camarada José Luis Gerardo Moreno.
Por su parte, el Presidente del Consejo Ciudadano del Transporte en el Estado, Jesús Caballero Lagarda, les dejó muy en claro a todos los Concesionarios que se dejaran de chingaderas, ya que, definitivamente no se iba a dar un aumento en las tarifas por las razones que quieras y te den la gana, pues el servicio que se viene prestando no se pone las pilas y ha resultado un servicio muy deficiente, muy pa’ la chingada y la calificación que obtuvieron no da pié ni siquiera para someter al análisis la posibilidad de un incremento en la tarifa actual, y mucho menos en la cantidad que se pide.
Como siempre sucede, finalmente la tripa se cortó por lo más delgado y los concesionarios tuvieron que apechugar el regaño de la Gobernadora y las exigencias de los usuarios respecto de una seria revisión a las unidades, por lo que mejor se olvidaron del asunto y su mamá les dijo que siempre si prendieran la refrigeración de sus camiones para que la gente que usa ese servicio público viaje a toda madre con las “naylon” bien heladitas.
Y por acá en Caborca, la situación está un poco más difícil, pues son muchos más los factores que se conjugan para que la prestación de este servicio de transporte público se preste con normalidad, ya que el punto más importante, sin duda, es el volumen de usuarios que se mueve en esta Perla del Desierto y que son muy pocos usuarios para tantas unidades concesionadas, por lo que se tendrá que buscar y encontrar una solución integral al problema para sacar al buey de la barranca. Así que en mientras mi compa, el Ing. Víctor Sandoval, Delegado Regional del Transporte en esta región, en coordinación con autoridades, usuarios y concesionarios logran encontrar esa solución que está tan cerca como tan lejos, un servidor les dice que nos vemos la próxima edición, si Mi Poder Superior me lo permite.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.